viernes, 31 de agosto de 2012

Árbol de la Seda



Por todos estos nombres lo encontraremos;

El Árbol de la Seda Persa, Árbol de la Seda Rosa, Mimosa, Acacia de Constantinopla, Árbol durmiente, ...





De sus usos, el de jardinería es el más corriente en nuestros pagos.





Resultó especialmente estimulante encontrarme con el precioso y delicado Árbol de la Seda como compañero de trabajo.



¡oh la la! que diría un francés

ooooOoooo




Albizzia Julibrissin, es su nombre científico,  oriundo de Asia y llegó a Europa en el siglo XVIII, un siglo muy adecuado para su rococó estética. 





No es muy alto de 5m a 12m, sus hojas, caducas, se cierran durante la noche y cuando llueve, de ahí que en el lejano oriente se le conozca como el Árbol Durmiente. Las hojas son bipinnadas, quiere decir que se alinean simétricamente en pares de pinas, como hojitas dentro de sus largas hojas.









Sus flores son tan originales como delicadas y bellas, bien parecen un ramillete de hilos de sedas compuestos por sus larguisimos estambres, dispuestos en delicioso "bouque".







Encuentro que tanto sus hojas como sus flores, con su exotismo oriental, ayudan a darle ese aspecto frágil, delicado, elegante como parasol pintado por Jean-Honoré Fragonard, Antoine Watteau, o Francois Boucher, cobijando la pálida belleza de las damas francesas en sus tardes de columpios o de paseos a Citerea.







Me alegra encontrarlo en el cementerio de mi ciudad, rompiendo con el monopolio del ciprés, donde saqué las cuatro fotos precedentes, con un cielo  límpio y azul.


                                                                      
ooooOoooo




Resistente, poco exigente en tipos de suelo siempre que estén bien drenados, tampoco es muy exigente en agua. A pesar de ello agradece sutilmente los cuidados. 

Y nos sorprende, a mí desde luego. Sus hojas y sus estambres tienen uso culinario. Y sus flores tienen propiedades carminativas (para los gases), digestivas, sedantes,  tónicas, vermifugos (para las lombrices) y cicatrizante. 

Una vez más la Naturaleza demuestra lo bella y pragmática que es y yo tengo la suerte de disfrutarla en forma de un compañero de trabajo llamado Albizzia Julibrissin.




Todas las fotos que aparecen son de la autora que autoriza su uso exclusivamente para el bien de los árboles.

10 comentarios:

  1. Hola Paloma, yo la Mimosa la habia conocido aqui en mi tierra como una arbol que hacia la flor amarilla, debe ser otra especie la que conocia yo, el reportaje es maravilloso, son unas fotografias de ensueño, saludos desde BCN, 2-6-6

    ResponderEliminar
  2. buenas tardes Pedro, tienes razón la Mimosa que conocemos de siempre, esa que florece en febrero o más adelante según latitud es la "Acacia dealbata", pero igualmente, al protagonista de hoy se le conoce también por Mimosa, hay más de 400 especies de mimosas por lo que en algún momento intentaré hacer una entrada aclarando tanto mimoseo.
    Muchas gracias por tu comentario. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Que fotos más estupendas.. creo que nunca me había detenido a apreciar ese árbol, pero es de lo más original y colorido.. que bonito!

    ResponderEliminar
  4. Hola Gema!! pues sí que es un árbol guapo!!! y esos cascabullitos pueden servirte de inspiración para hacer esas "delicatessen" que haces tú y cuelgas en tu blog IDENTIDAD.
    Muchas gracias por tus palabras que significan mucho para mí,
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Interesante y didáctica entrada sobre esta especie de mimosa que desconocía, las fotos de las flores acariciando el cielo azul son especialmente atractivas.
    Ya va llegando el momento de disfrutar nuevamente de "nuestras amigas comunes", ojala y llueva antes para que en su llegada encuentren un panorama más acogedor.
    Un cordial saludo y muchos ánimos para seguir con tu magnífica labor a través de este Blog.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Manolo, ojala lloviera, la tierra lo necesita. Por otro lado sí que tengo ganas de vuelvan las Grullas, bueno más que ganas es necesidad.
    Saludos y te repito las gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  7. Iba caminando por madrid, calle que baja al Reina Sofía.. y vi en el suelo unas flores que me resultaba familiares. Alcé la mirada, efectivamente, en toda la calle habitaban coloridos árboles de seda. Una estampa que antes no hubiera apreciado

    ResponderEliminar
  8. Me alegra mucho conocer lo que me cuentas Gema, tus comentarios son una fuerte dosis de energía para mi.
    Muchas gracias Gema.

    ResponderEliminar
  9. CADA CUANTO FLORECE???? TENGO UNO BONSAI PERO HACE DOS AÑOS NO FLORECE EST AEN BOGOTA EN COLOMBIA

    ResponderEliminar
  10. Hola Anónimo, florece una vez al año entre finales de la primavera y principios del otoño, te hablo de la parte oeste de España.
    Yo también tengo un "Albizia julibrissin" en un macetón y este año, que es el tercero de su vida, me ha echado varias inflorescencias. El árbol en suelo es muy resistente a las enfermedades y ataques de insecto, pero en maceta es diferente. El mío ha tenido y recurrente vuelve una especie de hongo que elimino bien lavando la ramita o bien con fungicida. Lo que me queda claro es que no le gusta vivir en una maceta.
    Espera al tercer año de tu "árbol de la seda" e igual te da la alegría de ver sus preciosas y delicadas flores.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar